Blog de viajes caribeños

Tiempo para uno mismo

Tambobo Bay, Negros, Filipinas.

Llegó el momento de la confesión. No ando ligera de equipaje por la vida, aunque me gustaría; y no solo se trata de cosas y objetos con los que cargo a todos lados, sino también de apegos, miedos, inseguridades y a veces prejuicios. Tal vez a eso se debe el nombre de mi blog, que es como un mantra, que de tanto repetirlo espero que poco a poco se vaya volviendo parte de mí.

Como todos estoy en una búsqueda constante (de mí misma, de mi felicidad y la de quienes me rodean, de mis ambiciones profesionales y mi rumbo como mujer, etc.), y no se si tiene que ver con que cada vez estoy mas cerca de mis primeros 30. La llamada “crisis”, que para mi ha sido mas un momento de hacer un alto en el camino, de aprendizajes y de replanteamientos.

Mi manera de parar, salirme de la cotidianidad y ver todo desde la distancia fueron los viajes. Un año de ir de un lado a otro, con el amor de mi vida como compañero, dos equipos de buceo y un back pack en la espalda de cada uno (en cierto modo, algunos dirían que andábamos ligeros de equipaje). Fue el año mas largo de nuestras vidas. Se puede decir que casi le dimos la vuelta al mundo; muchos de ustedes siguieron nuestra travesía en Ligera de Equipaje (todavía quedan muchas historias por escribir y sitios que poco a poco recorreremos juntos).

Tres días de sesión de Photoautomat en Berlín.

Berlin Photoautomat

El viaje nos hizo mundanos, nos dio la oportunidad de conocer otra gente y nos hizo volver a empezar (parafraseando el poema de Gabo). A mí me enseñó a ser un poco mas ligera de espíritu; a darme cuenta que no importa si estoy aquí o allá, o lo que haga,  la felicidad depende de mí misma y me hizo recordar lo que me apasiona en la vida. Me llenó de ganas de volver, de compartir con los míos, de trabajar por mis sueños, de comenzar mis propios proyectos; y sobre todo me hizo replantear el rumbo que yo quería que tomara mi vida.

Tomar tiempo para re definirse como persona y profesional debería ser legítimo, y con esto no estoy proponiendo que todos dejen sus trabajos y se aventuren a lo desconocido. Esa es una empresa que requiere de planeación, buenos ahorros, la decisión de renunciar a lo poco o mucho que se tenga –o se crea tener– y un gusto por descubrir lugares nuevos; claro, si pueden hacerlo y les interesa háganlo.

Lo cierto, es que sí llega un momento en la vida en que uno se cuestiona sobre lo que ha hecho y lo que está haciendo, sobre lo que vendrá y su rol en todo eso; y ese es un llamado que no se puede ignorar. Hay quienes deciden dedicarle un par de horas diarias  al yoga o a la meditación para lograr conseguir algo de ese tiempo personal, otros se refugian los fines de semana en el campo, también están los que salen a caminar con sus mascotas, las clases de baile, las manualidades, la música y las letras como estás, que ayudan a volver tangibles los pensamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: